Borrar

¡Bingo!

Seguro que casi todos habéis jugado alguna vez al bingo en vuestras clases, tanto al juego clásico con números como a bingos de letras, palabras, colores, etc. Por ello, es posible que cuando presentéis este tipo de actividades vuestro alumnado se ponga muy contento ya que, en general, es un juego que les divierte mucho.

Las partidas que os proponemos desde ¡A contar! introducen alguna novedad frente a otros juegos de bingo porque hemos comprobado que se trata de un vehículo excepcional para trabajar la lectoescritura de números y no queremos que se desaproveche su potencial.

Una de ellas es animar a las niñas y los niños a copiar su propio cartón. Con ello favorecemos que, posteriormente, localicen mejor los números que salgan, además de la escritura de estos de una forma lúdica y muy significativa. Debéis repartirles los cartones que vienen en el CD, en el apartado Recursos, y pedirles que lo copien antes de la partida en el cartón vacío del cuaderno. En cualquier caso, en las primeras partidas (sobre todo en 4 años) o si disponéis de poco tiempo, pueden pegarlos encima.

 

Otra novedad es que son ellos los que sacan las bolas y leen el número. Después lo deberán escribir en la pizarra y, para finalizar, colocarán la bola en el hueco correspondiente. Con frecuencia, somos los docentes los que hacemos estas tareas, pero es muy interesante que lo haga el alumnado, ya que se trata de una tarea muy motivadora para ellos y esto hace que se esfuercen mucho en identificar el número, leerlo, escribirlo de forma legible y después colocar la bola en su lugar. No obstante, nosotros prestaremos la ayuda que sea necesaria en todo el proceso.

Para hacer aún más interesante esta actividad, os recomiendo pedirles que la realicen en parejas. De este modo pueden prestarse una ayuda ajustada a su nivel y serán los dos miembros de la pareja los que disfruten y aprendan con esta nueva responsabilidad.

Como os decimos en la guía (páginas de la 53 a la 56), es importante que en todo momento el alumnado tenga delante la Recta numérica y la Tabla 100 como referencia de la lectura y escritura de números.

Por último, además de marcar en su cartón los números que van saliendo, disponen de un espacio reservado en el cuaderno para anotar todos los que se «canten» durante la partida. Los animaremos a hacerlo mostrándoles que así podrán comprobar si el compañero o compañera que haga bingo tiene de verdad los números que han salido. En las fotos podéis ver tres ejemplos de toda la tarea individual de escritura que conlleva esta actividad.

 

Para que os sintáis más cómodos jugando, quiero recomendaros un artículo de Carlos de Castro, el otro autor de ¡A contar!, en el que se describe con detalle una partida real en un colegio con un grupo de 5 años. Se titula Iniciación a la lectoescritura de números de dos cifras a los cinco años: una narrativa de la actividad infantil. El artículo nos muestra muy bien cómo podemos organizar el aula y al alumnado, cuándo hacer la actividad (la planean quincenalmente como en ¡A contar!) y qué podemos esperar de las niñas y los niños de estas edades.

A veces nos agobia un poco el no saber si es normal que no lo hagan perfecto, que tarden mucho, etc. Con un ejemplo real como este podemos hacernos una idea de cómo trasladar este juego a nuestra clase y cómo nos va a resultar la actividad

Además, en este artículo, podemos leer también qué otros momentos en la vida del aula pueden aprovecharse para leer y escribir números en 5 años.

Espero que os guste mucho y sobre todo que os ayude en vuestras partidas de bingo.

Mucha suerte y… ¡a jugar!

Exclusivo para profesores usuarios de Santillana
Programa de fidelización exclusivo para profesores usuarios de nuestros materiales
x