Borrar

Trabajando por rincones

Desde el comienzo quisimos que ¡A contar! fuese un proyecto aplicable en las aulas independientemente de la metodología de trabajo que emplease cada docente. Sin embargo, en la guía didáctica destacamos que la forma ideal para realizar las actividades propuestas es el pequeño grupo. Pero, no os preocupéis, porque os daremos alternativas para hacer las actividades en distintos agrupamientos, incluso con todos los niños y niñas a la vez

Por otro lado, agruparlos en pequeños grupos para llevar a cabo las propuestas a veces es complicado: la ratio es muy alta, las aulas pequeñas, hay muchas especialidades dentro del horario y, sobre todo, no es la forma más común de trabajar en los centros. Esto puede llevarnos a sentirnos solos y hacernos reticentes a modificar un poco nuestra metodología. Desde el blog, voy a intentar ayudaros a conseguir algunos momentos en el horario para trabajar en pequeño grupo.

En la entrada de hoy, os explicaré cómo trabajo yo por rincones y cómo podemos realizar las actividades de ¡A contar! con esta forma de trabajar.

 

¿Qué es trabajar por rincones?

Trabajar por rincones es plantear distintas actividades para diferentes espacios o rincones del aula, de forma que se realizarán simultáneamente en pequeño grupo o individualmente dentro de cada rincón. Los niños y niñas eligen libremente, pero bajo unas normas, en qué rincón quieren trabajar y realizan en él la actividad de forma autónoma.

 

 

Una norma fundamental para que funcione el trabajo por rincones es que el alumnado realice todas las actividades en el tiempo para el que están programadas. Algunas actividades permanecerán en un rincón durante toda la semana y los niños y niñas deberán pasar al menos una vez por ese rincón en ese intervalo de tiempo (por ejemplo, un mural en el Rincón de arte o una actividad de seriación en el Rincón de lógica-matemática). En otras ocasiones, la actividad de un rincón cambiará cada día (por ejemplo, una ficha que hacemos en el Rincón de lectoescritura) y toda la clase deberá pasar por ese rincón ese día.

En la foto podéis observar un ejemplo de las actividades programadas para una sesión de trabajo por rincones. En este caso, realizamos una actividad de enumeración en el Rincón de lógica-matemática.

 

Os sugiero plantear entre 5 y 7 rincones. Algunos de ellos pueden ser los siguientes: lógica-matemática, lectoescritura, arte, ciencias, construcciones, juego simbólico, biblioteca u ordenador. Para cada rincón se establece un número de sitios disponibles teniendo en cuenta que en total debe haber más sitios que alumnos y alumnas para que haya posibilidades de cambio de rincón. En la imagen podéis ver una posible disposición para 31 huecos.

 

El trabajo por rincones se desarrolla en tres fases:

1. Explicación y elección de rincones

Esta fase se lleva a cabo en gran grupo. Se explican o recuerdan (si es la misma actividad para toda la semana) las propuestas para cada rincón. A continuación, las alumnas y los alumnos eligen rincón colocando un carné con velcro (u otro objeto identificativo) en los rincones con huecos libres. Podéis poner unos paneles como los que se ven en la imagen o usar otro sistema.

 


2. Realización de las actividades

Una vez en el rincón elegido, los niños y niñas desarrollan la actividad propuesta con el material del que disponen (previamente preparado por nosotros). Cuando terminen, pueden cambiarse de rincón quitando su carné de la plantilla y colocándolo en otro.

No hay un tiempo establecido para el cambio ni se ha de producir de modo rotatorio o ante una señal dada. Es conveniente que cada alumna o alumno permanezca en el rincón hasta que termine una tarea y después continúe con actividades relacionadas con otros ámbitos de aprendizaje. De este modo, estaremos respetando sus ritmos y podremos atenderlos de forma personalizada.

No obstante, el alumnado debe seguir unas normas de funcionamiento:

  • Solo se pueden cambiar de rincón si han terminado la actividad del rincón en el que están.

En ocasiones, en determinados rincones, como pueden ser el Rincón de juego simbólico o el de construcciones, las propuestas no tienen un comienzo y un fin determinados. En estos casos, tanto nosotros como el alumnado sabemos cuál es el tiempo razonable de permanencia en ellos y podemos corregirlos si no se cumpliese este.

  • Solo se puede repetir rincón si ya se ha pasado por el resto.

  • Hay que realizar todas las actividades en el tiempo para el que están programadas.

En ocasiones, habrá que intervenir con aquellos que no participan. En estos casos podemos animarlos para que elijan voluntariamente un rincón y, si es necesario, nos mostraremos más directivos, siempre con la finalidad de diversificar su juego y abrirles nuevas vías de aprendizaje.

  • Solo se puede ir a un rincón en el que haya puestos libres, sin mover los carnés de los demás (a veces cambian de sitio otros carnés para hacer un hueco al suyo).

3. Puesta en común

Esta fase se lleva a cabo al final del día o de la semana y en ella ponemos en común los resultados obtenidos en las actividades de uno o varios rincones. Es especialmente enriquecedora en 5 años y sería muy provechoso aplicarla en las actividades propuestas en ¡A contar!

El trabajo por rincones suele ocupar una de las franjas horarias principales de la jornada y es por tanto independiente de los momentos de asamblea, cuentos, especialidades, talleres, etc. Asimismo, es compatible tanto con el trabajo que realizamos utilizando métodos editoriales como con el modo de trabajo por proyectos.

 

 

Este año, he decidido trabajar por rincones todos los días después del recreo, pero también es posible tras la asamblea de la mañana.

 

¿Cómo hacer las actividades de ¡A contar! trabajando por rincones?

En ocasiones, las actividades de ¡A contar! requerirán nuestra presencia e intervención, por lo que os aconsejo que programéis actividades que el alumnado pueda hacer con cierta autonomía para el resto de los rincones. La programación de actividades por semana del proyecto se ha realizado de modo que esto sea posible.

  • Podéis narrar los cuentos en el momento del horario en el que habitualmente realizáis esta actividad.

  • Las propuestas para hacer en gran grupo podéis desarrollarlas durante la asamblea de la mañana: explicaciones de juegos, primeras versiones colectivas de dominó, juegos de tablero y tipo Tetris. Algunas variantes del juego Mapa del tesoro, que es interesante realizar con todo el grupo, se pueden llevar a cabo también en este momento.

  • Una vez que estén familiarizados con los juegos de tablero, dominó y tipo Tetris, conviene que jueguen en pequeño grupo. Pueden hacerlo en el Rincón de lógica-matemática. Igualmente, se desarrollarán en ese espacio las actividades de enumeración, seriación, tiendas, número ordinal y cardinal y las versiones de pequeño grupo e individuales de los mapas del tesoro.

  • Las actividades individuales del cuaderno (pistas coloreadas, dominó, actividades tipo Tetris individual y tangram) también se pueden realizar en el Rincón de lógica-matemática.

  • Os aconsejamos desarrollar el taller de problemas con la mitad del grupo-clase. En la entrada anterior, Conociendo el taller de problemas I, del 13 de octubre, ya os conté cómo hacerlo.

  • Por último, el juego del bingo está pensado para que participe todo el grupo, por lo que se puede desarrollar en momentos del horario en los que no tengamos programado el trabajo por rincones.

Si os animáis a trabajar así y tenéis dudas, no dejéis de escribirnos. También os invitamos a compartir cómo realizáis las actividades de ¡A contar! dentro de vuestra metodología y así aprender todos un poquito más.

Exclusivo para profesores usuarios de Santillana
Programa de fidelización exclusivo para profesores usuarios de nuestros materiales
x